adios que me voy

Agosto de 2009 en Casa de los 7 vientos, Montevideo.

Gira por el interior del país con el apoyo de Fondos Concursables para la Cultura: Teatro Politeama de Canelones, Centro Cultural La Paloma, Galón del Molino de Pueblo Garzón, Teatro 28 de Febrero de Mercedes, Teatro Atenas de Young, Parador Municipal de Paso de los Toros, Imaginateatro de Paysandú, Universal Fútbol Club de San Antonio, El Andén de Salto y Centro Cultural Florencio Sánchez del Cerro, Montevideo.

  • adiós que me voy

Dramaturgia escénica de Diana Veneziano a partir del trabajo con las actrices y los diseñadores.

Dirección general: Diana Veneziano

Elenco:
Norma Berriolo (Yo)
Oriana Irisity (Mis recuerdos)
Diana Veneziano (Yo escribiendo o ¿mis recuerdos?)

Diseño de escenografía y utilería: Ivana Domínguez y Sergio Marcelo de los Santos
Diseño de iluminación: Ivana Domínguez
Diseño de vestuario: Sergio Marcelo de los Santos
Selección musical: Sergio Marcelo de los Santos y Diana Veneziano
Músicas de René Aubry, Björk, Emir Kusturica, Wim Mertens, Meredith Monk, Michael Nymann y Tom Waits.
Diseño gráfico: Horacio Veneziano

Escenas: Adiós que me voy / El engaño / El viaje / La primera vez / Saludá / La muerte / La infancia / El baúl

“…el fluir de la conciencia, un río de recuerdos, fragmentos de melodías, emociones, fragancias, enojos, viejos amores, fantasías.”
Stephen Nachmanovitch

Por algo que yo no comprendo, esos recuerdos acuden a este relato.
Y como insisten, he preferido atenderlos.”
Felisberto Hernández

A nuestras musas inspiradoras: Felisberto Hernández, Matsuo Basho, Antonin Artaud y Samuel Beckett.

Cuando hablamos de dramaturgia nos referimos a la “escritura en el escenario”. Escritura que se realiza sin jerarquías previas y que tiene que ver con el entramado de todos los elementos que constituyen el espectáculo: acciones, palabras, música, vestuario, objetos, luz, imágenes…”tejido de imágenes visuales y sonoras” que libera sentidos que no se dirigen únicamente a la comprensión racional. Sentidos que producen sensaciones, emociones, conmociones que no se entienden intelectualmente pero se comprenden sensorialmente, o como diría Artaud, producen una “comprensión energética” del espectáculo.
Diana Veneziano

“…el teatro de hoy no busca textos sino un lenguaje; es decir, un lenguaje que le sea propio, un lenguaje que sea específicamente teatral; un lenguaje que no está en las palabras escritas, sino en el espacio: lo que significa que la obra teatral es un tejido de imágenes sonoras y de imágenes visuales de las cuales el espacio es la sustancia misma y no únicamente el lugar.”

Antonin Artaud

Tres seres femeninos, una sola mujer. Un paisaje en movimiento, un tren que no va a ningún lugar. Una mujer fragmentada como el paisaje que atraviesa en ese viaje sin destino, transita por un jardín de recuerdos. Residuos de imágenes, objetos, seres.

Presencias y ausencias, fragmentos de historias. Los recuerdos se materializan, tienen vida independiente, autónoma, se dejan o no recordar, se imponen a pesar de ella, vienen y se van, aparecen y desaparecen, la encuentran, los encuentra.

Opiniones críticas:

“…una atmósfera decididamente femenina, balsámica en la cartelera montevideana (…) Este nuevo espectáculo de Veneziano invita a mirar curiosos dentro de esas valijas-recuerdos, nos enseña en parte a contener/nos en ellas, en definitiva, cómo armar maletas.”
Georgina Torello, “Cómo armar maletas”
en Revista Dossier

“…Veneziano encuentra un lenguaje que se vale de imágenes oníricas, de símbolos, como un baúl de donde salen desordenadamente recuerdos (…) Experiencia escénica fascinante entonces, tan orgánicamente construida, que es difícil de analizar, entendiendo esto como descomponer los elementos que la integran, para destacar alguno.”
Leonardo Flamia,
“El encanto de lo inasible” en Guía del Ocio

“…al espectador le conviene apenas dejarse llevar por lo que ve y escucha para así dar rienda suelta a su mundo interior, al cúmulo de vivencias personales que Veneziano parece invocar desde el escenario.”
Escena multuplicada” en Brecha

“’Adiós que me voy’ es un espectáculo que escenifica recuerdos, que se desarrolla sin orden cronológico, como pasa con esos flashes de nuestro inconsciente que uno no convoca, y en donde se mezclan y superponen momentos de armonía con otros de disonancias. Hay muchas ideas de Artaud detrás de su concepción, pero también hay una marca de la personalidad creativa de Diana Veneziano, que le da un carácter muy particular al trabajo.”
Leonardo Flamia,
Cuando los fantasmas se vuelven teatro”, Guía del Ocio

(volver)  (galería)